Supuestos erróneos: mi experiencia formando nuevos equipos en Chile

Responder
Avatar de Usuario
SergioLeak
Mensajes: 18
Registrado: Mié, 16 Sep 2020, 21:34

Mensaje

Les traigo una excelente historia de esfuerzo, por Ricardo Munguía.

En junio de 2013, aterricé (Ricardo Munguía) en Chile con dos maletas y un montón de preocupaciones, expectativas e incertidumbres. En Chile, junio es invierno, pero ese día fue soleado. Me había ido de casa 21 horas antes, dejando atrás a mi esposa e hijo. Vendrían 6 meses después.

La empresa me había enviado con la idea de desarrollar el área de construcción en Chile. Después de pensarlo mucho, aceptamos el desafío. Vine a este enorme país, a una oficina local que no me había pedido que viniera a desarrollar un negocio que ellos no habían podido, todo sin garantías de continuidad o éxito.

La primera suposición errónea: 'Construir en el extranjero es un mal negocio. No sabemos construir fuera de España. La construcción no viaja bien '.

La primera suposición errónea se repitió hasta el cansancio antes de mi partida. Me había ido de casa, mi zona de confort, para ver si era cierto o no. Un acto de fe que acepté porque mi jefe, a quien considero mi amigo, me lo había ofrecido. Y si me lo ofreció fue porque estaba bien. Eso fue lo que me hizo aceptar el desafío.

Cuando llegué a Chile, mi primera tarea, además de buscar una casa, una escuela y la interminable burocracia burocrática, fue recorrer la ciudad y ver todos los sitios que pude. Intenté abrir los ojos y conocer las diferencias entre la construcción en Chile y en España. Anoté empresas, números de teléfono, tarifas y datos, buscando oportunidades comerciales, aprendiendo e investigando.

El segundo supuesto erróneo: "Es imposible conseguir contratos de construcción en Chile y ganar dinero".

Escuché esta segunda suposición una y otra vez a mi llegada a la sede de la oficina local. "No se pueden conseguir clientes, solo las empresas chilenas pueden".

Después de dos intentos fallidos, obtuvimos los primeros contratos de proyecto. Tres, casi todos a la vez. La solución con la que optamos fue especializar al equipo de construcción. Cuando llegó el momento de armar los equipos para trabajar en los contratos y empezar a construir, lo primero que hice fue llamar a las personas con las que había trabajado en España. Gerentes de construcción y producción enormemente calificados que fueron lo suficientemente valientes como para sacar el cuello y venir en mi ayuda. Casi todo el mundo respondió a la llamada.

Siempre tuve el apoyo de mis superiores en esta tarea. Montamos la estructura con profesionales como Alberto, David, Germán, Nuria, Sara y Osvaldo, y luego vinieron Santi, Guillermo, Joserra, Javier, Pablo… Ante nosotros estaba el desafío de iniciar la construcción en un nuevo mercado con plazos exigentes, y los nuevos equipos fueron observados con lupa.

Las reflexiones que tuve en ese momento son bastante interesantes. Empezamos a contratar ingenieros españoles porque parecía que hablábamos el mismo idioma. Pero el técnico chileno es igual o mejor, solo que con diferente formación. España entrena bajo el modelo generalista francés, mientras que Chile usa el modelo especialista anglosajón.

catedras-de-formacion-800px-e1609228632704.jpg
catedras-de-formacion-800px-e1609228632704.jpg (35.25 KiB) Visto 71 veces

Con el tiempo, aprendí que no tienes que hacer que el equipo del país se adapte a ti. Es mejor adaptarse a la forma de trabajar de ese país, esforzándose siempre por combinar lo mejor de ambos mundos para ser más eficiente.

Tuvimos que pensar a largo plazo. Copiamos una de las claves del éxito de Ferrovial en España: hablamos con universidades y firmamos convenios para acoger a recién titulados y formarlos desde cero. Así que empezamos a contratar a los llamados centenarios. Si los millennials son estigmatizados, los centennials lo pasan peor.

Tercer supuesto erróneo: 'Los jóvenes no se esfuerzan como nosotros. No están comprometidos ni motivados. Van a cambiar de empresa en la primera oportunidad que tengan. Estás perdiendo el tiempo enseñándoles.

Ciertamente, esto no es cierto. Ya han pasado seis años y contamos con técnicos que son extraordinarios jefes de producción y que podrían liderar un proyecto como los jefes de obra. Tenemos excelentes directores técnicos, programadores, gerentes de calidad, ambientalistas y la lista continúa. Todos tienen una visión global porque han ocupado varios puestos de trabajo.

Casi todo el mundo sigue con nosotros. Todos están completamente comprometidos y son muy responsables, y todos aman esta empresa. Tenemos la misma cantidad de personas con el mismo nivel de dinamismo que mostraron en la primera entrevista de prácticas universitarias.

Lo que piden las nuevas generaciones es trabajo motivador, entornos estimulantes y evolución técnica y profesional. Les ofrecimos inscripción voluntaria en cursos BIM de 60 horas que finalizaron a las 22:00 horas. y en los cursos de PowerBI y Access en horas agotadoras. Todos se inscribieron. También les pedimos que se cambiaran de un trabajo a otro para completar una sola vez, y nunca hubo ningún problema. El trabajo que los directores de proyecto y los jefes de equipo les habían hecho para formar a estas personas fue enorme. Y se muestran los frutos de sus trabajos.

Ahora, estas nuevas generaciones están proponiendo cuadros de mando automatizados avanzados, modelos BIM que vinculan costos y programación, soluciones de protocolo en línea, nuevas formas de hacer las cosas de manera más eficiente, etc. Esta generación está provocando una especie de avivamiento, haciendo que los proyectos y la empresa funcionen mejor. Trabajan digitalmente y colaboran de forma innata; no hay círculos cerrados. Nos hacen mejores, más productivos y más eficaces. Son el futuro y el presente. Son el mejor grupo de talentos que podríamos pedir.

“Los jóvenes de hoy aman el lujo. Son groseros, odian la autoridad, no respetan a sus mayores y chismean mientras deberían estar trabajando '. Esta cita a menudo se atribuye a Sócrates, pero en realidad es de 1907. Nos muestra que muchas de las suposiciones que hacemos son erróneas y solo reflejan miedos o ignorancia.

Mirando hacia atrás a mis ocho años en Chile
Lo más difícil de ir a Chile fue el sacrificio que hizo mi familia. Nunca podría agradecer lo suficiente a mi esposa por su sacrificio personal y profesional y su compromiso conmigo.

Lo más gratificante es ver que se pueden hacer grandes cosas con pocos recursos. Ver a las personas bajo tu responsabilidad avanzar y hacer proyectos bien hechos. Dentro de poco estaré en Chile ocho años de los poco más de 20 que llevo trabajando en Ferrovial. Mi mayor satisfacción profesional son los equipos que hemos creado en esta etapa. Los buenos equipos pueden afrontar cualquier desafío. Reunirlos es un trabajo que requiere pensamiento, esfuerzo, perseverancia y dedicación a largo plazo, pero terminas cosechando las recompensas.

También es gratificante ver que ha hecho su parte en la creación de infraestructura que ayuda a la sociedad. Ver a la gente llorar cuando se abrieron las estaciones que construimos, a los maestros tomándose selfies en los nuevos edificios donde enseñarán, a los jueces enorgulleciéndose de las nuevas canchas que se abrirán ... eso se quedará contigo para siempre.

collage-02-e1609228742818.jpeg
collage-02-e1609228742818.jpeg (83.57 KiB) Visto 68 veces

Como anécdota sobre el cambio generacional, el último pasante que entrevistamos no preguntó sobre salario, cobro ni horas. Dijo que lo que lo atrajo de esta empresa fue su política ambiental, y preguntó si podría aplicar medidas ambientales en el sitio donde trabajaba. Las nuevas generaciones no quieren lujo. Son educados, aprecian aprender y son responsables en el trabajo. Ellos son el futuro.

En definitiva, sal de tu zona de confort y confía en los jóvenes profesionales y en el país. Tómate el tiempo para entrenarlos. De esa forma, usted y su empresa crecerán. Cuestione todas las suposiciones que haga. Piense dos veces en lo que la gente le dice, no los subestime, pero no asuma que son verdades duras. Da sin esperar nada a cambio, comparte sin esperar compensación, ten claro tu objetivo y sigue tu camino, a pesar de los obstáculos que surjan o te impongan. Sea honesto consigo mismo y con los demás.

Y, en caso de que alguien pregunte, sabes lo que dicen sobre los supuestos.

Fuente original: [Enlace externo eliminado para invitados, ¡Regístrese, es gratis!]
Responder