Las aseguradoras brasileñas podría crecer hasta tres veces su tamaño actual, según MAPFRE

Responder
Avatar de Usuario
iLidia
Mensajes: 20
Registrado: Dom, 06 Sep 2020, 02:44

Mensaje

Las aseguradoras brasileñas podría crecer hasta tres veces su tamaño actual, según MAPFRE
Las aseguradoras brasileñas podría crecer hasta tres veces su tamaño actual, según MAPFRE
Las aseguradoras brasileñas podría crecer hasta tres veces su tamaño actual, según MAPFRE.jpg (74.53 KiB) Visto 51 veces

El mercado brasileño tiene el mayor potencial de crecimiento en la industria de seguros de América Latina y es uno de los diez principales mercados del mundo, según el presidente y director general de MAPFREC, Antonio Huertas Mejías. En entrevista con el medio brasileño Valor, Huertas afirmó que este hallazgo forma parte del estudio anual realizado por MAPFRE Economics que calcula el índice de potencial de desarrollo asegurador en 96 mercados.

MAPFRE está presente en 49 países y registró unos ingresos de 28.500 millones de euros en 2019. Los activos del Grupo ascendían a 72.500 millones de euros al cierre del año pasado.

Además del potencial de expansión, Brasil ocupa una posición estratégica en los planes de MAPFRE, ya que segundo mercado más grande del Grupo después de España, que es donde se originó por primera vez el holding. El año pasado, las operaciones brasileñas representaron el 20,7 por ciento de las primas emitidas por el Grupo. Según el balance anual, Brasil representó el 15,7 por ciento de las ganancias netas.

Al discutir los principales riesgos globales que nos rodean en este momento, Huertas afirmó que ha aparecido en el radar una recuperación más lenta y desigual de la esperada como una amenaza a monitorear a raíz de la segunda ola COVID-19. "Muchos sectores pueden no soportar una crisis más extensa", afirmó. En Brasil, MAPFRE está operando en línea con una rápida recuperación económica proyectada en un período de "cuatro a seis meses". Siga leyendo para conocer los extractos principales de la entrevista.

En un escenario pospandémico, ¿qué importancia tiene Brasil para los planes del Grupo?
Antonio Huertas Mejías: Una vez superada la crisis, las oportunidades para nuestra industria son amplias porque la industria aseguradora podrá ofrecer nuevas soluciones. Durante las conversaciones con nuestro socio en Brasil, Banco do Brasil, quedó claro que existe una gran oportunidad de crecimiento en la penetración de seguros del país. Con su capacidad económica, gran población y baja penetración de productos, el mercado brasileño podría crecer potencialmente a más de tres veces el tamaño del mercado actual, según estudios realizados por MAPFRE Economics. Acabamos de publicar el Índice de Potencial de Seguros Globales para los distintos mercados y Brasil lidera el camino en América Latina. El estudio analizó 96 mercados de seguros en total. A nivel mundial, Brasil ocupa el octavo lugar en términos de potencial de crecimiento del mercado de seguros. MAPFRE se estableció por primera vez en España, pero ahora es un grupo verdaderamente internacional. España representa el 30 por ciento de nuestro negocio y el 70 por ciento restante proviene de operaciones internacionales. A nivel mundial, Brasil es el segundo mercado más grande de MAPFRE.

¿Cuáles serían estas nuevas soluciones?
Huertas: La digitalización se ha acelerado a un ritmo impresionante en todo el mundo y esto presenta una oportunidad. Estamos viendo nuevos riesgos y nuevas amenazas que surgen en nuestro mundo. Quienes estamos en la industria aseguradora debemos adaptarnos y crear diferentes productos, como soluciones de seguros modulares adaptadas a la tecnología, seguros bajo demanda que se pueden activar a través del teléfono celular y aprovechar los datos para desarrollar soluciones específicas que brinden una protección más efectiva para cada persona.

¿En qué medida MAPFRE estima que puede crecer en Brasil?
Huertas: Nuestro desempeño dependerá de cómo la segunda ola, y una posible tercera ola, afectarán las economías. Pero no estamos preocupados porque, según nuestra evaluación, el escenario más probable es una rápida recuperación en todo el mundo. La situación mundial sigue siendo muy incierta y eso afecta a todos. Pero el seguro es un área de actividad que tiene una ventaja. Nuestro trabajo pasa por proteger a nuestros clientes y, para ello, también debemos protegernos a nosotros mismos. Tenemos una visión a más largo plazo que quienes persiguen otras actividades y siempre estamos preparados para afrontar escenarios complejos. Por lo tanto, las actividades de seguros son extremadamente resistentes. Nuestra situación general en Brasil es muy positiva. Antes de la pandemia, pasamos por un proceso de transición en el que nuestra asociación con Banco do Brasil cambió, con el resultado de que ahora estamos más preparados para aprovechar al máximo el crecimiento económico de Brasil. Quizás ahora se esté preguntando, ¿cómo puedo hablar de crecimiento si todavía estamos en medio de una pandemia? Eso es porque confiamos en que la economía brasileña mejorará una vez que se controle la pandemia y se implementen vacunas y nuevos procedimientos médicos. La economía de Brasil podría crecer en más de un 3 por ciento e incluso hasta un 4 por ciento en los próximos años. A diferencia de la crisis financiera, que fue lenta y dolorosa, esta vez no tardará mucho en volver a la normalidad.

¿Podría el empeoramiento de la percepción internacional de Brasil en materia ambiental afectar el flujo de inversión hacia el país?
Huertas: En Europa, creo que tenemos muy poco conocimiento de la realidad brasileña en materia de protección ambiental. La situación en Brasil [en términos de conservación] es aparentemente positiva. Pero ciertamente, se deben realizar muchos cambios para garantizar una mayor protección en el futuro. Dentro del Grupo global, MAPFRE Brasil es una de las unidades más preocupadas por la sostenibilidad y la inclusión. Creo que esto refleja la realidad de Brasil en cuanto a la preocupación de la sociedad por estos temas. Cuando hablamos de Europa, estamos hablando de muchos países e intereses diferentes. Francia [uno de los mayores críticos de Brasil en términos de medio ambiente] tiene su propia postura, de la que todos somos conscientes. Las preocupaciones son generalmente más políticas que técnicas y carecen de una base sólida, por lo que creo que necesitamos más información real sobre lo que está sucediendo y lo que
acciones que está tomando el gobierno antes de que podamos expresar una opinión más autorizada. Todos los países han cometido innumerables errores en el pasado en términos de preservación del medio ambiente. Aunque esto ya no es un problema en Europa, debemos hacer nuestra tarea antes de discutir otros países.

¿Cuál es el escenario base de MAPFRE en términos de Brasil?
Huertas: Esperamos que continúe la agenda de reformas. Debe continuar. Lo que el país no hizo antes de que estallara la pandemia, debe hacerlo ahora, cuando comienza a salir de la crisis. Los ajustes necesarios para asegurar el crecimiento económico no deben dejarse de lado. Se trata de seguridad social, para garantizar el acceso al empleo y la educación y para aumentar la competitividad. Por eso las reformas son importantes y creo que el gobierno quiere seguir por este camino. Además de continuar con los programas de reforma, Brasil debe ayudar a sus empresas a ser más competitivas. No es suficiente que a una empresa le vaya bien solo en Brasil. Una empresa debe ser competitiva a nivel internacional para garantizar su longevidad y su futuro.

Mencionaste una tercera ola. ¿Es este un riesgo que debe ser monitoreado en caso de que el coronavirus mute, por ejemplo?
Huertas: En realidad, vemos pocas posibilidades de que eso suceda. El problema de la salud aún persiste, pero ya hay muchas iniciativas en marcha. No creo que una tercera ola sea un escenario creíble en este momento. MAPFRE se recuperará en cuatro a seis meses y, en general, veremos una rápida recuperación en todo el mundo. El principal riesgo asociado con la recuperación es el desequilibrio. Podríamos ver que algunas industrias regresan rápidamente, pero otras no tan rápido. Por ejemplo, el turismo es muy importante en España. Si la gente no confía en la vacuna, no tendremos turistas durante un año o 18 meses. Brasil enfrenta los mismos problemas. Algunas industrias pueden comportarse de manera diferente. Es por eso que los gobiernos deben ayudar a proteger los empleos y asegurar la recuperación en todos los sectores de actividad. No tengo ninguna duda de que la economía se recuperará.

¿Podría la divergencia entre los mercados y la economía real representar un riesgo pospandémico?
Huertas: Creo que el principal riesgo financiero global se relaciona menos con los mercados y más con el desempeño de los bancos. Eso no es por culpa de ellos. Pero existe la posibilidad, aunque pequeña, de un escenario en el que la recuperación económica sea relativamente débil. En este escenario, los reembolsos pueden disminuir, lo que se traduce en un mayor incumplimiento y una reducción del crédito. Esto podría afectar la solvencia de algunos bancos. En la crisis anterior, en la última década, el problema de los bancos era de solvencia. Por el momento, la situación sigue siendo favorable. Pero si los clientes dejaran de pagar sus préstamos, muchos bancos enfrentarían problemas. No obstante, creo que con las condiciones actuales y la ayuda de los gobiernos, las familias podrán mantener los pagos y satisfacer las necesidades básicas. Creo que es poco probable que este riesgo
materializar.

Bien podría suceder si la crisis persistiera durante un período de tiempo más largo. A diferencia de la crisis financiera de diez años, la crisis actual es de corta duración. En unos meses, tendremos las soluciones sanitarias necesarias para asegurarnos de que volvemos a la normalidad. Algunos países aún enfrentan dificultades en términos de finanzas públicas. Esto no es un riesgo en sí mismo, ya que varias economías están experimentando esta situación. En otras palabras, el desafío radica en asegurar que el crecimiento del gasto público se mantenga por debajo de la tasa de crecimiento de la economía. Sin embargo, no creemos que Brasil se enfrente a este problema. Creemos que Brasil tiene margen para permitir un aumento de la deuda y poder financiar medidas [de apoyo]. Pero es cierto que Brasil debe seguir el rumbo de las reformas estructurales para asegurar la sostenibilidad fiscal y, en consecuencia, la viabilidad de los sistemas de salud pública, educación y bienestar.

¿Qué nuevas amenazas plantea la pandemia en términos de riesgos emergentes?
Huertas: En realidad, creemos que las condiciones que existían antes de la pandemia no han cambiado. Todavía tenemos muchas situaciones sin resolver, incluido el riesgo cibernético. MAPFRE sufrió un ciberataque en agosto en España. Pero logramos volver a la normalidad con bastante rapidez. Esta es una lección importante en el futuro. Las empresas deben proteger sus sistemas y no solo tener buena tecnología, sino también garantías financieras para abordar los costos asociados con los problemas relacionados con la cibernética. Las empresas de todo el mundo aún no están preparadas para el riesgo cibernético. Las organizaciones no creen que los costos de protección deban ser fijos y algunas ni siquiera piensan que necesitan protección. Más allá de los problemas cibernéticos, los desastres naturales también seguirán siendo problemáticos. Aún tendremos que lidiar con tormentas, inundaciones y otros desastres. Después de la pandemia, también enfrentaremos nuevos desafíos, incluida la protección de la salud. Por ejemplo, se requerirá más cobertura para asegurar el acceso a los servicios médicos en una serie de situaciones, como cuando las personas están viajando, así como la posibilidad de utilizar la tecnología para resolver situaciones cotidianas. Otro tema se relaciona con la protección de las empresas más vulnerables. Se está discutiendo en todo el mundo cómo los seguros pueden ayudar a garantizar la continuidad de las pequeñas empresas después de una crisis como esta. Tenemos soluciones, pero convencer a los propios gobiernos y empresas de que la cobertura del seguro debe contratarse con antelación, cuando no hay problemas evidentes que afrontar, no es tarea fácil.

En Europa se ha debatido cómo los gobiernos pueden crear un escenario para la colaboración público-privada. Los gobiernos por sí solos no pueden proteger a las empresas y a las personas, pero con nuestra ayuda como actores privados, esto es posible. El bloque europeo, por ejemplo, estableció el programa "Next Generation", que es un instrumento financiero de alrededor de 750 mil millones de euros destinados a ayudar a los países. afectados por la pandemia. El requisito principal es que los fondos se deben utilizar para una colaboración público-privada.
Responder