Cinco factores en la transición de la recesión universal a una recuperación desigual

Responder
Avatar de Usuario
JRD
Administrador del Sitio
Mensajes: 50
Registrado: Dom, 30 Ago 2020, 00:20
Ubicación: Sevilla, Andalucía, España
Contactar:

Mensaje

Manuel Aguilera, director general de Economía de MAPFRE.
Como ha sido ampliamente discutido por analistas y académicos, la actual crisis de la economía global -caracterizada por el fuerte y profundo declive de la actividad económica- tiene solo una explicación: la implementación de medidas de bloqueo y distanciamiento social con las que los gobiernos han buscado contener la crisis. expansión de la pandemia COVID-19. En la medida en que la crisis es un hecho de naturaleza genuinamente global e inducido desde el exterior, la recesión económica mundial fue casi omnipresente en su alcance. Cuando las restricciones a la actividad impuestas para hacer frente a la pandemia estaban en su punto máximo, casi el 95% de las economías del mundo se hundieron simultáneamente en la recesión (medida como la contracción anual del PIB per cápita). Esto se compara con el 60 por ciento en el peor momento de la crisis financiera de 2008-2009.

Sin embargo, el desarrollo de vacunas y los recientes avances en la producción de medicamentos para frenar la propagación del coronavirus han abierto la perspectiva de que la actividad económica podría comenzar a volver a la normalidad en la primavera de 2021. Sin embargo, la naturaleza universal de la recesión económica mundial no garantiza que La recuperación económica será igualmente uniforme. Por el contrario, el futuro parece un cambio de una recesión universal a una recuperación desigual. ¿De qué dependerá este proceso? Creo que hay cinco factores en juego.

1. Vacunas y tratamientos terapéuticos
En la medida en que la duración y el impacto de la crisis económica dependan del avance de la pandemia, la eficacia con la que los sistemas de salud mundiales puedan desplegar vacunas y cualquier tratamiento terapéutico que frene la propagación del virus marcará un punto inicial de diferenciación en la recuperación económica.

En general, los países desarrollados parecen tener sistemas de salud mejor equipados para este propósito. Aquí, después de un período de relativo control, se apoderó de una segunda ola del virus y luego comenzó a ceder mediante la aplicación de nuevas medidas restrictivas. Por el contrario, los países emergentes con sistemas de salud y gobernanza más débiles deben abordar no solo la creciente tasa de infección (que apenas ha cambiado desde el inicio de la crisis), sino también el desafío económico de adquirir dosis suficientes de vacunas y medicamentos. A esto, se suma el desafío logístico de distribuir y aplicar las vacunas y medicamentos rápidamente a sus poblaciones.

2. Eficacia de la política económica
En segundo lugar, el éxito en la evaluación de las medidas de política fiscal y monetaria utilizadas para limitar el impacto económico del shock pandémico será otro factor. Explicará el daño estructural que ha causado la recesión y la velocidad con la que las distintas economías pueden recuperarse una vez que se alivien o eliminen las restricciones.

Las políticas monetarias ultraexpansivas y una visión unificada del banco central se han generalizado en todo el mundo, y estas políticas continuarán durante algún tiempo. Sin embargo, no sucedió lo mismo con las medidas fiscales para apoyar la producción y el empleo. Estos enfrentaron varios obstáculos para su expansión global, desde las limitaciones causadas por los altos niveles anteriores de deuda pública hasta la autocontención explícita de algunos gobiernos. Al final, las economías que han equilibrado de manera más efectiva el uso de estos dos instrumentos de política económica para limitar el daño de la recesión a la economía real estarán mejor para asegurar una recuperación más rápida y sostenible cuando las condiciones de salud lo permitan.

3. Estructura económica sectorial
Un tercer factor que explica las disonancias en juego en la reactivación económica pospandémica entre países -y entre sus regiones internas- tiene que ver con las diferentes formas en que se estructuran las economías. Debido a que la crisis se generó externamente, las economías cuya estructura se adapte a más industria manufacturera e industria primaria tendrán una ventaja relativa sobre aquellas en las que el sector de servicios es un contribuyente importante al crecimiento del PIB. A diferencia de las industrias primarias y secundarias, los servicios, que dependen en gran medida de la proximidad, el contacto social y la confianza del consumidor, son los más afectados en términos reales y encontrarán las mayores dificultades para lograr una recuperación completa.

4. Vulnerabilidades estructurales
Recuerde que la economía mundial ya estaba perdiendo impulso antes de que la pandemia golpeara la escena mundial a fines de 2019. Esto en sí mismo afectó las vulnerabilidades estructurales anteriores acumuladas tanto por economías emergentes como desarrolladas. Por tanto, las debilidades preexistentes en los fundamentos macroeconómicos (deuda pública interna y externa, apalancamiento empresarial y familiar, escaso financiamiento de la balanza de pagos, etc.) y en qué medida se han profundizado durante la recesión, serán otro factor clave en el velocidad a la que se recuperan las economías de países y regiones. No hay duda de que los efectos de estas vulnerabilidades surgirán cuando se reanude la actividad económica y pueden convertirse en un obstáculo para la sostenibilidad de la recuperación en el mediano plazo.

5. Gobernanza y política económica
Por último, la incertidumbre sobre la implementación de las políticas públicas en cada país es claramente un factor diferenciador importante en el proceso de recuperación. La uniformidad y consistencia en la implementación de la política económica se relacionan con la fortaleza de la gobernabilidad de un país. También es importante la capacidad técnica de los gobiernos para hacer frente a un escenario complejo que requiere medidas para reactivar las industrias inactivas por la recesión y para ayudar a recuperarse a otras gravemente dañadas por la recesión. En combinación con los otros factores mencionados anteriormente, el éxito de los gobiernos en estas áreas estimulará o desalentará el ahorro y la inversión y la consiguiente formación de capital.

Hasta la fecha, el débil repunte económico logrado mediante la flexibilización de algunas restricciones representa solo la recuperación parcial de las industrias menos afectadas por la crisis. Sin embargo, un escenario que implique un retorno incluso a los niveles de generación de riqueza prepandémicos permanece distante. Una vez probada la eficacia de las vacunas y los medicamentos antivirales, el verdadero desafío para los gobiernos en los próximos meses se relaciona con su capacidad para reconstruir las áreas de la economía más severamente dañadas por la recesión y, por extensión, para ayudar a los sistemas de producción, el empleo. e ingresos para recuperar. Después de la pandemia, todavía inmersa en un contexto complejo de incertidumbre, la desigualdad de la recuperación será el próximo gran desafío para la economía mundial.

Fuente oficial: [Enlace externo eliminado para invitados, ¡Regístrese, es gratis!]
Responder